¿Cómo dar una mala noticia?

Un señor estaba en su mejor ronquido cuando suena el teléfono. A las tres de la madrugada.

-Aló, ¿Doctor? Habla Arístides,
el capataz de su hacienda.
Hola Arístides, ¿pasó alguna cosa grave?

-No, nada serio Doctor, sólo
quería avisarle que ¡su lorito se murió!

-¿Mi lorito? ¿Aquel que compré en el
mercado el mes pasado?

Si patrón,
¡ese mismo!

-¡Coño, ¡qué
lástima! Yo que había pagado una pequeña fortuna por él. Pero… ¿de qué murió?

-Comió carne podrida.

-¿Carne podrida? ¿Y quién le
dio carne podrida?

-Nadie Doctor, él se la
comió de uno de los caballos que estaban muertos.

-¿Caballos? ¿Qué caballos?

-Dos de sus caballos pura sangre.

-Mis pura sangreeeee?

-Los pobres se murieron de
cansancio, por tener que jalar la cisterna de agua.

-¿Y por qué jalaban la
cisterna de agua?

-¡Para apagar el fuego!

-¿Fuego, qué fuego? ¿Dónde?

-En su casa patrón… una
vela se cayó debajo de una cortina y prendió fuego a la casa.

-¿Vela? Pero… ¿quién
encendió una vela en mi casa si tiene electricidad?

-Fue una de las velas usadas
en el velorio .

-¿Velorio? ¿Cuál velorio?

-El velorio de su mamá,
patroncito. Ella llegó en la madrugada sin avisar y yo le metí un balazo
pensando que era un ladrón.

-¡¡¡¡Noooooooooooooooooooooooo !!!! ¡¡¡No puede ser!!!
-¡Ya, ya… patrón no exagere! ¡¡No arme tanto
escándalo por un lorito!!
!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pincelada de humor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s