Dime de qué alardeas y te diré de lo que careces

Un tribunal federal
de apelaciones ratificó este miércoles las condenas de los Cinco
antiterroristas cubanos, prisioneros en cárceles de Estados Unidos desde 1998,
pero anuló cargos de tres de ellos que deberán ser sentenciados nuevamente en
Miami, el único lugar donde no debieron ser jamás juzgados.
El panel de tres
jueces del Onceno Circuito de Apelaciones de Atlanta, Georgia, anunció un
veredicto de 99 páginas en el que retornó al mismo tribunal de Miami los casos
de Ramón Labañino (cadena perpetua más 18 años), Fernando González (19 años) y
Antonio Guerrero (cadena perpetua más 10 años). En tanto las sentencias de René
González (15 años) y Gerardo Hernández (dos cadenas perpetuas más 15 años)
permanecieron firmes.
Y es que un juez
mande a revisar la causa de los Cinco a Miami es otro de los absurdos de este
caso, pues será la misma jueza, Joan Lenard, quien deberá convocar una audiencia
especial para emitir el próximo fallo. Lenard manifestó durante todo el amañado
proceso su mala conducta y dictó en el 2001 tan desproporcionadas condenas.
La Corte de Atlanta dictaminó
que "carecían de mérito" los argumentos presentados contra la declaración
de culpabilidad de los Cinco.
Resulta curioso que toda esta maniobra se realice en momentos en que al
terrorista internacional Luis Posada Carriles también le buscan un acomodo
legal para el indulto.
Después de una sesión expedita, el panel de tres jueces de la Corte de Apelación de Nueva
Orleans que convocó y presidió  la
audiencia en el caso migratorio del terrorista Luis Posada Carriles, se retiró
sin ni siquiera pronunciarse sobre la validez de la solicitud presentada por la
llamada Fiscalía antiterrorista del gobierno federal, perpetuando la maniobra
dilatoria orientada por la administración de George W. Bush.
En virtud de las leyes norteamericanas, los magistrados no tienen, a partir de
ahora, plazo alguno para decidir si consentirán o no estudiar la apelación como
tal.
Mientras tanto, Luis Posada Carriles se queda libre en Miami, residiendo en un
lugar que su pandilla terrorista mantiene secreto "para proteger su
privacidad", mientras realiza ruidosas apariciones en eventos públicos
organizados por su "comité de apoyo" para predicar, con su sola
presencia, el uso del terrorismo contra Cuba.
La bochornosa
decisión de un tribunal de Atlanta demuestra una vez más que en materia de
justicia y de lucha contra el terrorismo al Gobierno de los Estados Unidos le viene
como anillo al dedo el proverbio que dice: “Dime de qué alardeas y te diré de lo
que careces”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Polemizando. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s