DROGAS

http://lacunaprf512.files.wordpress.com/2007/06/drogas.jpg

Sería
ocioso hablar del papel de las drogas en la depauperación del ser humano y en
su destrucción física, moral y ética. Buena parte de la filmografía
internacional, y hasta la vida política de no pocas naciones, están severamente
marcados en ocasiones por la incidencia de este flagelo que aplasta voluntades,
deshace a sus víctimas y resulta a la vez un jugoso negocio para personas y
sectores inescrupulosos, incluidos hasta gobiernos.
No puede olvidarse, por ejemplo, el famoso caso Irán-contras, en que Washington
promovió la venta de cocaína en los barrios negros norteamericanos para usar
ese dinero en armar y  entrenar a los grupos contrarrevolucionarios que
actuaban contra la Nicaragua
sandinista, y en el cual el terrorista Luis Posada Carriles tuvo una
importante participación.
La cruzada
contra el tráfico de drogas es de una importancia primordial, e involucra
desde el  más simple de los ciudadanos, hasta las máximas autoridades de
cada nación que se respete y apueste por la vida plena de sus ciudadanos.
Cuba, en un
contexto geográfico utilizado por los traficantes que llevan estupefacientes al
gran mercado norteamericano, se suma a ese interés por evitar los graves daños
de la droga a escala interna y externa, y no solo perfecciona sus medios de
enfrentamiento a esa lacra, sino que además hace de la colaboración en ese
terreno una bandera permanente, incluso establece coordinaciones estrechas con
las autoridades estadounidenses, que, sin embargo, no han dado respuestas
positivas a las propuestas locales en ese sentido.
Lo cierto
es que a tenor con las operaciones realizadas por las fuerzas policiales y
la sociedad en su conjunto, los recalos de drogas en las costas de la ínsula
disminuyen, al igual que se reducen sensiblemente los intentos por pasar
estupefacientes a  través de sus terminales aéreas, sin contar los golpes
a los pocos inescrupulosos que intentan hacer de ese tráfico un inaceptable
negocio interno.
Sociedades
como la cubana, que proclaman al ser humano centro de sus desvelos y
esfuerzos, no pueden transigir con una nociva práctica que apunta
indefectiblemente contra la integridad de los ciudadanos en todos los sentidos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s