Bases militares yanquis

https://i0.wp.com/resistir.info/11set/imagens/bases_eua.gifEl imperio norteamericano, en ocasiones pide permiso o firma algún tratado o convenio con un país ubicado en cualquier parte de la tierra, para instalar una base militar y así comienza una turbia relación de neocolonización y dependencia con el país sometido.
Nación que cosecha, en abundancia, una serie de delitos y problemas sociales que, a su vez, degeneran en violaciones infames de los derechos humanos dentro de los propios Estados Unidos y que crecen incontrolables en los pueblos conquistados, porque una base extranjera es una ocupación militar y, por tanto, un símbolo histórico del sometimiento y subyugación colonial, razón suficiente para repudiarla con patriotismo, energía y desprecio.
Estados Unidos, ostenta dominio mundial, al haber instalado en toda la tierra 735 bases militares. Juan Gelman, poeta, escritor y periodista argentino que reside en México desde 1976, decía: Parece increíble: uno de los terratenientes más grande del mundo es el Pentágono.
Gelman proporciona datos reveladores e importantes sobre las bases militares gringas. Sostiene que “el historiador Chalmers Johnson señala en Némesis: The Last Days of the Américan Republic (Metropolitan Books, 2007) que las cifras no incluyen las 106  guarniciones estadounidenses instalas en Irak y Afganistán desde mayo de 2005 ni las construidas en Israel, Qatar, Kirguistán y Uzbequistán, tampoco las 20 que las fuerzas norteamericanas comparten con tropas locales en Turquía, de propiedad del gobierno de Ankara, pero bases norteamericanas al fin”.
Johnson informa: “Si la cuenta fuera honesta, la dimensión real de nuestro imperio militar probablemente ascendería a unas mil bases en el extranjero, pero nadie –tal vez ni siquiera el Pentágono- conoce su número exacto”.
Consecuentemente, la Casa Blanca decidió ampliar el papel de las bases militares que tiene en América Latina y en el Caribe, al mismo tiempo que el tétrico Negroponte que asumió como Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Hemisféricos, prepara nuevos intervencionismos y giras por algunos países.
Dominación política, dominación económica y dominación e intervencionismo militar son los tres ejes permanentes de la geopolítica estadounidense en nuestra América Latina, y las bases militares son sus tentáculos como el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial son los tentáculos imperiales que penetran profundamente en la economía de los pueblos.
En estos tiempos, los pueblos adquieren plena conciencia del significado de la soberanía nacional, de la dignidad patria, de la trascendencia de tener una nación libre e independiente, y son esos pueblos los que rechazan y repudian, en todo el planeta, la presencia de las bases militares yanqui o de cualquiera otra potencia guerrerista, prepotente y criminal, porque sólo el saber que el suelo sagrado de la patria ha sido humillado por bota extranjera, es una ofensa para un pueblo libre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s