La pregunta en la entrevista periodística

https://i2.wp.com/www.tinglado.net/files/A.Valero/entrevista.jpgEn la entrevista, como en la
vida, los extremos son malos, es decir, que es tan desacertado utilizar las
denominadas preguntas anchas como las conocidas por estrechas.
Las preguntas anchas son las
que provocan que el entrevistado no llegue a saber exactamente qué es lo que se
le está preguntando, incluso ocurre que se quiere hacer una interrogante tan
amplia que, sin darnos cuenta, lleva implícita parte de la propia respuesta que
pretendemos obtener del entrevistado.
Preguntas estrechas son
consideradas aquellas que provocan respuestas, extremadamente, cortas, tales
como un nombre, un lugar, una fecha o una sentencia, que puede ser si o no,
también incluye una expresión de duda; a no ser que sea eso lo que realmente
desee el entrevistador y que de pie a una nueva pregunta.
Se deben evitar las preguntas
múltiples, pues se corre el riesgo de que sólo se responda la primera y se
obvien las demás, así como tampoco es recomendable utilizar preguntas
capciosas, indolentes y maliciosas, pues pueden colocar al entrevistado en
determinada posición, que lejos de facilitar entorpezcan el diálogo.
Hay entrevistadores a los que
les encanta hacer afirmaciones en lugar de formular preguntas, aquí se corre el
peligro de que la entrevista deje de serlo para convertirse en debate.
El tiempo casi siempre es oro,
por lo tanto es necesario decirle de antemano al entrevistado de cuánto se
dispone, para evitar durante la entrevista la imposición de limitaciones de
tiempo con frases como: “Brevemente, quisiera…”, “En su forma más simple…”, “Si
usted tuviera que definir en un minuto…”, o la palabra “Finalmente”, que por
cierto de utilizarse debe ser una sola vez.
La entrevista debe ser un hecho
espontáneo y aunque el tema puede ser discutido de antemano las preguntas nunca
deberán ser facilitadas por  adelantado,
de lo contrario parecería todo arreglado.
En la misma medida que el
entrevistado se sienta “sorprendido” por la pregunta ocurrirá así para el
oyente, el lector o el televidente y de ahí depende en parte el éxito del
trabajo periodístico.
Es importante que el
entrevistador siga “al pie de la letra” el hilo de la entrevista, ya que el
propio diálogo puede servir para hacer nuevas preguntas no concebidas de
antemano.
La mejor pregunta es aquella
que menos se hace y donde se solicita opinión, juicio, razón sobre determinado
aspecto, tema o asunto. ¿No fue con ese objetivo que acudimos hasta él? ¿Por
qué entonces divagar?
Según José A Benítez, en Técnica
Periodística
: “Un viejo manual de periodismo expone que sólo a los jueces y
a los periodistas les es lícito preguntarlo todo; pero el juez tiene autoridad
para exigir la respuesta y el periodista ha de obtenerla por habilidad al
preguntar".

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La pregunta en la entrevista periodística

  1. Stefano dijo:

    Hi Julian, how can I contact you? I can\’t find your email address or other, so please contact me at re_adriano@hotmail.comThis is my messenger\’s contact too, if you use it you can add me directly.Thank you ;)Steve, from Italy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s