Voló como Matías Pérez

Se asegura que los cubanos no podemos vivir sin nuestros refranes, frases, dichos y proverbios, de ahí que en los hogares, centros de trabajos, escuelas, instalaciones públicas y demás lugares se diga: Dime con quien andas y te diré quién eres o Camarón que se duerme se lo lleva la corriente, entre otras muchas, para ejemplificar con gran economía de palabras situaciones que se presentan. 

Por otro lado, durante generaciones hemos pretendemos asumir la paternidad de casi todas esas frases cuando en realidad muchas no se crearon aquí si no que fueron asumidas de otras regiones y culturas, pero acogidas en el Isla con tanto amor cual si fueran propias. 

Sin embargo, hay una cuya paternidad es incuestionable: Voló como Matías Pérez, y a pesar de que todos no conocen siquiera el origen de la frase, pero la emplean casi a diario.  

Matías Pérez era un fabricante de lonas y toldos de origen portugués aplatanado en la Habana. Era un amante de la aeronáutica y un estudioso de la misma, devoraba las publicaciones Europeas al respecto y se dice que estudió todo el material de Leonardo Da Vinci. 

Matías Pérez quiso ser el primer aeronauta de la isla por ello en la mañana del 29 de junio de 1856, hace exactamente 150 años, en la ya desaparecida Plaza Marte, decidió emprender el vuelo en un globo aerostático fabricado por él mismo, bautizado con el nombre de Villa de Paris. 

 Allí se conglomeró el pueblo habanero para verlo ascender y desplazarse lenta y elegantemente sobre el Paseo del Prado, también contemplaron con horror que una fuerte ráfaga de viento arrastró al globo hacia las alturas llevándolo sobre el mar, la gente lo observó alejarse hasta que se convirtió en un puntito entre las nubes para desaparecer sin dejar huellas.

Una minuciosa búsqueda por mar y por tierra para dar con el audaz astronauta o con su cadáver pero todas las diligencias fueron infructuosas. Años después se señala que en unos cayos cercanos se hallaron restos de un globo, lo que hace suponer que tal vez fuera el Villa de París.

Del intrépido aeronauta ha quedado entre los cubanos un desvanecido recuerdo pero eso sí, el tradicional dicho popular para denominar a alguien que se va y no regresa: "Voló como Matías Pérez".

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s