El dopaje: una autoagresión severa (final)

Cuando se usan estas sustancias prohibidas, el
organismo comienza de forma artificial a aumentar su capacidad de trabajo por
la estimulación del medicamento y no por el entrenamiento escalonado y
progresivo. Sucede que el corazón y las articulaciones no están preparados
adecuadamente para este impacto de cargas elevadas y pueden sufrir lesiones
irreversibles o fatales.

El dopaje es no sólo un engaño a los demás, es un
autoengaño, y un grave problema ético. Es, literalmente, una autoagresión
severa que a corto o largo plazo emerge como factor desencadenante de alguna
enfermedad o desequilibrio en la salud.

Afortunadamente en Cuba poseemos un prestigioso
laboratorio para el control de este terrible azote, lo que favorece la
protección de nuestros atletas.
Exhortamos a las personas que desean poseer un cuerpo
sano y practican ejercicios de fuerza, a que no hagan caso a los que de una
forma u otra estimulan el uso de estos medicamentos de manera indiscriminada.

Entrénese
correctamente, haga una dieta sana y responsable, no fume ni ingiera bebidas
alcohólicas, y su cuerpo se lo tributará con salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte y salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s