El dopaje: una autoagresión severa

En la actualidad el ejercicio físico con pesas ha
ganado en popularidad en todo el planeta dadas las bondades que esta práctica
proporciona.
Gimnasios para el entrenamiento de este tipo
proliferan con el objetivo de hacer más atrayente la figura y, en general,
alcanzar una buena preparación física que se revierta en una mayor calidad de
vida. Todo lo antes expuesto es excelente, pero existen algunos mitos como el
dopaje, ese flagelo en el mundo del deporte.
Doparse es usar sustancias estimulantes que potencien
el rendimiento físico. Hay personas, fundamentalmente jóvenes, que las consumen
sin prescripción médica para obtener una mayor masa muscular y, por extensión,
el mejoramiento de la fuerza en el menor tiempo posible.
Cualesquiera de estas sustancias, utilizadas
innecesariamente, acarrean el riesgo de trastornos nerviosos que se manifiestan
en mal carácter, insomnio y explosividad.
En algunos casos, provocan el aumento de la próstata
con consecuencias muy peligrosas; así como acné en los jóvenes.
También existen productos que ocasionan, en el hombre,
la atrofia de los testículos, y en la mujer un aumento de los caracteres
masculinos como pueden ser el incremento de la vellosidad en la cara y cambios
fuertes en la voz. Hay otros que llevan a la hipertensión arterial, con sus
peligrosas secuelas cardio y cerebro vasculares, además de renales, todas de pronóstico
negativo. (Continuará)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deporte y salud. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s