Justicia para los Cinco

Un clamor de auténtica solidaridad con la causa
de los Cinco Héroes
cubanos prisioneros del Imperio se extiende por todos los continentes, para
exigir al gobierno de los Estados Unidos que cese de inmediato el virtual
secuestro en que mantiene a esos jóvenes luchadores antiterroristas, aún
después de que el panel de tres jueces del Decimoprimer Circuito de Atlanta
declaró nulo el juicio efectuado en Miami.

Miles de prestigiosas personalidades del mundo
progresista, incluidos varios premios Nobel, han hecho valedero el reclamo de
justicia a través de sus firmas en un documento dirigido a las autoridades de
ese país, en que se les insta a deponer la grosera manipulación del proceso
judicial, y actuar del modo más sensato, que es el de liberar a Gerardo, René,
Antonio, Fernando y Ramón.

En este sentido también se pronunció el Grupo
Especial sobre Detenciones Arbitrarias de la Comisión de Derechos
Humanos de la ONU,
cuyas alegaciones han sido ignoradas desvergonzadamente por los personeros
yanquis, cuyo comportamiento pone de manifiesto el doble rasero de su
pretendida cruzada contra el terrorismo.

Ese propio sentimiento, repugnante y visceral,
sigue presidiendo la actuación del adversario, que inconforme con la unánime
decisión de los tres jueces de Atlanta, solicitó que el fallo fuera
reconsiderado por el pleno de 12 magistrados de esa Corte de Apelaciones, con
el objetivo de ganar tiempo y prolongar indefinidamente el encierro de nuestros
compatriotas en las mazmorras del Imperio.

Evidentemente, dicho proceso tiene un marcado
carácter político, y como tal solo podrá ganarse con el apoyo de la opinión
pública internacional conocedora, a la luz de la realidad actual, de la
protección que impúdicamente ofrece el presidente Bush al terrorista mayor,
Luis Posada Carriles, a quien pretenden procesar de manera benevolente como un
caso de inmigración ilegal.

Durante el pasado mes de febrero la Corte de Atlanta desarrolló
la audiencia oral del acto de apelación interpuesto por el Gobierno
estadounidense ante esa instancia judicial, y que deberá pronunciarse por la
liberación de los jóvenes cubanos o por un nuevo juicio en un escenario ajeno a
los hostiles predios miamenses, para asegurar que prevalezca la justicia y no
los enfermizos prejuicios reinantes en esa urbe contra Cuba.

En cualesquiera de ambos casos, conforta saber
que hoy la situación que rodea a los luchadores cubanos no es la misma de años
atrás.- Precisamente el presidente cubano Fidel Castro, en el encuentro que
sostuvo en agosto pasado con familiares de los Cinco Héroes, señaló: “Ya el
mundo sabe quiénes son ustedes. Ya no irán a juzgar a aquellos compañeros a los
que nadie conocía y con los cuales se ensañaron y los sometieron a siete años
de un tratamiento cruel y bárbaro”.

Y agregó: “Lo mejor que podrían hacer sería
ponerlos a ustedes en libertad o juzgarlos, que sería para ellos lo peor (…),
sería una especie de tribunal de Nuremberg, porque el mundo entero estará
pendiente de ese juicio y ellos no tendrán un solo argumento”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s