¿Cuál es la verdadera amistad?

La amistad puede estar a cientos de miles de kilómetros de distancia o a su lado, ser reciente o antigua, lo importante es que sea sincera y profunda. Ni la distancia ni el tiempo, pueden impedir el fraternal abrazo entre dos amigos.

Nada pude destruir ese profundo aprecio que siempre sintió el uno por el otro, ni las responsabilidades profesionales y familiares, al contrario, debe crecer esa hermandad entre dos personas que dejaron de verse cuando aún no se pensaba en el trabajo, en los hijos ni en ninguna otra responsabilidad familiar o social, que hoy ocupan gran parte de nuestro  tiempo, y son las causantes de las canas, las arrugas o la calvicie.

 ¿Será esa la verdadera amistad? ¿Será así la amistad duradera y sincera?  ¿Es esa la amistad con la que casi todos soñamos? La amistad tiene para el ser humano tanta importancia como el afecto que nace de una relación amorosa.

Hay vivencias con amigos que nos marcan distintas etapas de la existencia. Incluso, en ocasiones, esa unión es tan intensa que cuando se vive la separación nos sentimos decepcionados con la vida y con las personas, y si somos o creemos ser traicionados, con la palabra o con la acción, por aquellos que por muchos años consideramos verdaderos amigos, señalamos no creer  nunca más en la amistad.

Compartir alegrías y sentirse apoyado en momentos tristes es algo que todos hemos buscado en un amigo, sin embargo, nunca debemos idealizar la relación afectiva. Se dice que la verdadera amistad es la que dura toda la vida, pero casi siempre los avatares de la propia vida suelen encargarse de contrariar nuestros deseos.

Se dice también, que la verdadera amistad no tiene fronteras. ¡Es posible! Que vivir a varios cientos de kilómetros puede proporcionarnos reencuentros emocionantes, pero cuando pasamos por los momentos más tristes el hombro de ese amigo sobre el cual llorar no estará ahí, por eso se aconseja que la cercanía y el afecto de un conocido nos reconfortará más en ese preciso y, tal vez, único instante.

Las distintas etapas de la vida de la persona crean una amplia gama de amistades, más o menos profundas, por lo que se requiere valorar cada amistad en lo que vale y corresponderle en igual magnitud, pero nunca buscar la amistad perfecta sino aquella que sea verdaderamente amiga. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Polemizando. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s