¿Mandioca o yuca?

“La vida te da sorpresas, sorpresas te da vida”, dice el texto de una
conocida melodía en Cuba y, en esas ocasiones, resulta prácticamente imposible
evitar quedar atrapados entre el asombro y la incertidumbre.
Eso, precisamente, fue lo ocurrido cuando –con apenas una semana de
estancia en Paraguay, fui invitado a cenar por una de las muchas familias
amables y solidarias de este país y su anfitrión me preguntó muy cortésmente si
había comido Mandioca, a lo que respondí con un movimiento de cabeza de un lado
a otro del cuerpo.
“Pues yo le invito”, dijo, y mientras penetraba al interior de la vivienda,
pensé en un rico asado de algún animal salvaje, endémico de estas regiones, y
sin pretenderlo “la boca se me hizo agua”.
Cuál
no sería mi asombro cuando el hombre reapareció con una fuente con yuca
hervida,  pero no como la comemos los
cubanos sino semidura, sin sal ni un mojito tan siguiera.
Fue
entonces que conocí que nuestro famoso tubérculo, altamente valorado por su
valor nutritivo y presente casi siempre en la cena tradicional, en Paraguay es,
sencillamente, Mandioca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Conozca a Paraguay. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s