EL VALOR DE TU TIEMPO

Alguna vez te has preguntado cuál es el verdadero valor de tu tiempo, ese mismo que no pocas veces malgastamos en cosas banales e inútiles para ti o para los demás.

¿Cuál es el auténtico valor de un día, un año o un minuto? ¿Te has preguntado por qué has dicho o has oído decir que el tiempo es oro? ¿Por qué en nuestras vidas perdemos tanto el tiempo?

Y no hablamos de cuánto cuesta tu hora o jornada laboral, tus honorarios o tu sueldo. Nos referimos a todo tu tiempo, al tiempo de tu vida.

Dialogamos sobre el tiempo que pasas con tu familia, con tus amigos, el tiempo de vacaciones, el tiempo de descanso, de renovación, de diversión. ¿Cuál es el verdadero valor de tu tiempo?

Difícil de responder ¿verdad?

Te invito a “tomarnos un tiempo” pequeño, pero necesario y reflexionar juntos, acerca del uso que le damos a nuestro tiempo, a nuestras vidas.

Para comprender el valor de un año, piensa en ese período lejos de todo lo querido y amado: la familia, los amigos, compañeros de labor, la Patria querida.

¿Qué valor tiene un mes? Pregúntale a la madre de un bebé prematuro, mientras que el editor de una revista puede aportarte valor de una semana.

¿Cuál es el valor de un día? Piensa en un niño al final de sus vacaciones. ¿Cuál será el valor de una hora para quien espera ser rescatado?

¿Deseas saber el valor de un minuto? Pregúntale a alguien que acaba de perder su vuelo. ¿Cuándo valor tuvo un segundo para quien salvó la vida de ser atropellado?

¿Conoces el valor de un milisegundo? ¿No? Preguntémosles entonces al atleta que quedó sin medallas en una Olimpiada o Campeonato Mundial.

Como vemos diferentes personas, en distintos roles y situaciones valoran distintas unidades de tiempo de manera también diferente, pero veamos aún más.

¿Cuál es el valor del tiempo?

Ninguna de esas personas podrían comprar el tiempo que no tienen, pues más que dinero, el tiempo es vida.

El tiempo no se tiene, no se adquiere, no se gana, ni se pierde, es sencillamente una percepción interna y, como tal, es una experiencia personal que cada quien recorre a su manera.

Espero que esta reflexión te haya aportado una nueva visión sobre tu tiempo y que – a partir de ahora-, cambien tus hábitos, acciones y respuestas hacia los estímulos y requerimientos diarios de todo tu entorno.

Y recuerda que el valor del tiempo es único para cada persona, en cada circunstancia de la vida: Tu tiempo siempre será tuyo, que lo malgaste o lo aproveche en cosas positivas, es tu decisión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s