El Tatacúa

Resulta muy difícil poder encontrar en todo Paraguay un hogar donde no
exista un Tatacúa o horno criollo, nombre que proviene del guaraní TATA
–fuego-, y CÚA –agujero, cueva, siendo 
los clásicos hornitos campaña.

No se puede mostrar la imagen “http://www.sublimeart.com/assets/images/C012_copia.jpg” porque contiene errores.Así
como toda obra ligada a su entorno, el Tatacúa implica una filosofía de vida y
de valores, ya que mucho más cómodo es recurrir a los bruñidos hornos de
acero inoxidable con encendido automático, visor, termostato, timbre y demás
sofisticaciones impuestas por la sociedad de consumo.

Usar el Tatacúa, es equivalente en cierta medida al ritual del asadito,
pero con el agregado de la sorpresa. Considerar y ponderar su envolvente,
significa replantear con cuidado su emplazamiento dentro del espacio hogareño.
Su perímetro devendrá lugar propicio para la reunión familiar, la charla con
los amigos, el placer de deleitarse con su contenido y permite el descanso y estímulo
físico-mental de los presentes.

Los materiales que se utilizan para la construcción del Tatacúa son
pedazos de ladrillos comunes y mezcla hecha con tierra, ceniza y bosta equina,
preferentemente seca,  y para ello
se monta previamente una losa de base elevada de unos cincuenta centímetros
sobre nivel de piso, altura que está en función de la flexibilidad de la
cintura del usuario. Esta base puede ser maciza o bien hueca para permitir
guardar la leña en su interior.

El Tatacúa tiene dos aberturas: una puerta de chapa de hierro para
introducir el combustible y luego los comestibles, la cual fija con un palo a su
lugar, y la otra es un respiradero que consiste en la omisión de un ladrillo.
Al cocinar se debe colocaron ese vano unido con un poco de barro, convirtiéndose
en un ladrillo de “quita y pon".

Una vez terminada la construcción debe llenarse la cavidad del Tatacúa
con leña de fácil combustión, prender el fuego y esperar hasta que queden
cenizas. Si la superficie exterior del Tatacúa se torna blanquecina, la cosa
marcha, por lo que debemos retirar las cenizas y leñitas reticentes con una
pala.

Para verificar la temperatura existen dos métodos tradicionales: 
"Los Bunge": tirando un puñado de harina al piso del Tatacúa
que debe dorarse, en caso contrario está muy frío o muy caliente si se quema;
el  método de "Mitro"
consiste en tirar una hoja de periódico al interior, si flota en equilibrio,
está a punto, si se quema debemos abrir el respiradero un rato: pero si no
ocurre una cosa ni la otra, hay que hacer más fuego.

El
uso del Tatacúa no tiene contraindicaciones, en su interior puede cocerse 
todo tipo de comidas: pan, galleta, bizcochos, pizzas, empanadas, chipá,
papas, carnes, pescados y otros mariscos, así como los más variados dulces.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Conozca a Paraguay. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Tatacúa

  1. dalma dijo:

    En primer lugar me gustaria saber de que nacionalidad es la persona quien escribio esta informacion, ojala no sea paraguaya ya que de verdad me avergonzaria de su falta de dominio del idioma guarani propio del pais… Veo que esta escrito Tatacúa y me tomo el atrevimiento de corregir esta palabra. La c no existe en el guarani, se utiliza k, y la u esta mal acentuada. Se escribe Tatakua acentuando tacitamente la a final. Tata: fuego kua: agujero. Gracias!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s